Estaba yo feliz escribiendo ese libro cuando de repente…

Posted on Posted in Escritos, Español, No-Ficción

Ser escritor es una de esas profesiones que son interesantes. Cualquier cosa puede ser en cualquier momento útil o inútil al mismo tiempo.

Escribir un libro es una de esas cosas que muchos piensan que es realmente fácil de hacer y que no es un reto. Como me gustaría que algunas de estas personas estuvieran en lo correcto. Me encanta haber escrito, el proceso de escribir el libro es otra historia.

En mi experiencia asi es como sucede (o como ha sucedido en cada libro que he escrito). Empiezas con la idea, te emocionas pensando en el libro, planeas el contenido y sueñas sobre el libro… Inclusive empiezas a divertirte…

De repente, todo se pone oscuro, empiezas a temblar, el miedo empieza a apoderarse de ti y el proceso de escribir termina. Cada vez que te sientas en la silla para seguir el proceso sientes el frío, la soledad, no puedes siquiera escribir tu propio nombre, le empiezas a temer al nombre de tu libro y te alegra que nadie sabe que estas escribiendo un libro… Bienvenido al Valle de la Desesperación. Este es el lugar donde encontraras toda las esperanzas del mundo, al menos la de la mayoría de los escritores del mundo.

Si alguna vez has tratado de escribir un libro conoces el lugar. La mayoría corre y mas nunca regresa una vez que han llegado allí. Se convencen que no pueden escribir, que no son escritores o que el libro simplemente no era una buena idea.

Tristemente solo existe una salida, a través del Valle de la Desesperación. No existe retorno, ni en donde dar la vuelta, puedes renunciar y olvidar el libro o puedes empezar la aventura a través del Valle de la Desesperación.

Te deseo buena suerte, es húmedo, oscuro, frío y apesta, pero es la única manera de terminar ese libro tu sueñas con escribir.

Porque es de esa manera, no tengo idea, pero conozco muchos escritores que batallan con el. Yo soy uno de esos. Me presento todos los días y trabajo duro para salir de allí, pero algunas veces por semanas, inclusive meses todo lo que hago es tiritar, estar aterrorizado, frío y desesperado. Todo lo que quiero es renunciar a ese libro. Dejar de escribirlo. Olvidar que alguna vez existió. Eventualmente y sin ninguna advertencia sales de allí, sobrevives, ya no estas aterrado ni tiritando… Eventualmente descubres que de hecho has escrito un libro. En ese momento otra historia empieza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.